Esta mañana, a las 12:00, el personal de Persán ha guardado un minuto de silencio por las víctimas del atentado de Barcelona, en el que han muerto trece personas y unas cien han resultado heridas.

Encabezados por el comité de dirección y el comité de empresa, los trabajadores de esta industria sevillana se han concentrado en la puerta de la sede corporativa, en señal de duelo y repulsa por este ataque contra la libertad, la democracia y la civilización.

Un ataque salvaje, cobarde e inútil.